opinion


Por: José I. Delgado Bahena

La calavera del Perro

Sector 7


Fecha Publicacion:  sábado, 23 de octubre de 2021 - 04:07:00 -- Fecha Actualizacion sábado, 23 de octubre de 2021 - 04:30:00

“Por fin se murió Servando/ esta sí es noticia buena/ murió una noche de otoño/ contemplando las estrellas. Dicen que fue un Soñador/ que amaba la Libertad/ que aunque nunca tuvo alas/ siempre le dio por volar. Los Poetas educados/ hacen un brindis fraterno/ deseando que nuestro Perro/ se vaya mucho al infierno. No le compraron ni caja/ para llevarlo a enterrar/ lo tiraron a los buitres/ por mal vestido y vulgar. Pero, cuál fue la sorpresa/ que aun en la eternidad/ siguió el Perro Callejero/ su Sueño de Libertad.

Con el permiso de la familia de Servando Basilio Rodríguez, ”El Perro Callejero”, he tomado esta composición que él mismo publicó en su libro “OCTUBRE”, editado en 2013, en el que Servando nos entregó una colección poética que él mismo seleccionó, y nos la compartió con las peculiaridades que formaron parte del estilo que le imprimió a su poesía, en la que omitía la utilización de signos de puntuación al final de los versos y resaltando con mayúscula palabras comunes, que él consideraba importantes, para encontrarle sentido a los mensajes de sus textos.

Pero, seguramente se preguntará: ¿quién es, o fue, Servando Basilio? Además, sin duda, querrá saber, por qué decidí hablar de él hoy, en esta columna.

Nuestro querido “Perro”, fue profesor de Educación Primaria, licenciado en la especialidad de Historia y licenciado en Artes Plásticas. Publicó 16 libros y grabó 6 discos de poemas. Recibió innumerables premios, tanto en México como en el extranjero: Segundo Lugar Estatal en declamación 2001; Segundo Lugar Estatal en cuento (2003); Primer Lugar Estatal en el concurso “Mensaje a mi Hijo” (1995); Segundo Lugar Nacional en los Juegos Florales Nacionales de la Plata (2004); Primer Lugar Nacional en los Juegos Florales Nacionales de la plata (2005); Reconocimiento “Gral. Vicente Guerrero 2010”, otorgado por la sociedad civil del Mpio. de Tixtla de Guerrero, Gro. Además, en 2013, el Cabildo de Tixtla lo nombró “Tixtleco Distinguido”. Desafortunadamente, hace unos meses murió, y nos ha dejado una gran tristeza en el alma. Pero hoy, precisamente: 23 de octubre, es la fecha de su nacimiento, en Tixtla de Guerrero, Gro. Por eso, como una forma de reconocer y homenajear al gran amigo y poeta que fue el “Perro Callejero”, hago estas referencias hacia su obra y su persona para recordarlo con el ánimo de no olvidar que fue, y seguirá siendo a través de su obra, un tipo rebelde, luchador y solidario con las causas que buscaban la justicia; predicó siempre la unidad entre los pueblos, y a sus amigos poetas nos llamaba “hermanos en las letras”.

Servando fue un poeta muy seguido por sus lectores. Donde se presentaba, se llenaba, y las “colas” eran largas, esperando el turno para saludarlo y que te firmara alguno de sus libros. A cada paso que daba dejaba huella, con su sonrisa amable, su mirada serena, su voz atrevida y su sueño de libertad.

El maestro calentano Víctor Maldonado, le escribió, para su libro “Un sueño de libertad”: “Entré por la poesía/ una tarde de canciones/ oyendo lo que decía/ un hombre de convicciones/ Nos hablaba con pasión/ de un hijo de Granadero/ de Torres y de cervezas/ y nos dejó la certeza/ que el gobierno es tracalero/ Nos hablaba del amor/ de manera estrafalaria/ sin el temor en la voz/ pues con nada se callaba/ Me parecieron ladridos/ me parecieron mentadas/ eran versos atrevidos/ que me llegaron al alma/ ¡Ese perro me ha mordido/ me ha mordido con sus letras!/ Es el Perro que ha sabido/ descubrir en mi conciencia/ a un muchacho diferente/ con mirada de poeta”.

Quienes tuvimos la fortuna de conocerlo, y de tratarlo, hallamos siempre en él al amigo, al compañero que te extendía la mano y ponía su hombro para que te apoyaras y acompañarte en tu lucha.

Le sobreviven su esposa Rubí y sus hijos; pero, a pesar de ya no tenerlo físicamente, “El Perro Callejero” sigue vivo en sus palabras, en su lucha, en su sueño; porque, inevitablemente, después de Servando, será imposible ver a un perro callejero y no pensar en la Libertad y en Servando.

    ¡Feliz cumpleaños, estimado Perro! Tus amigos de Iguala: Mar Arzate, Fernando Antúnez, Gonzalo Barrios y tu servidor, te recordamos en nuestra ciudad; porque, como tú dijiste: “Una ciudad sin Perros Callejeros es como una noche sin estrellas”.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO