Guerrero

  • Marinos habrían manipulado pruebas en caso Ayotzinapa: GIEI

Por: Servicios AINI

Infiltró el Ejército a los normalistas, asegura en su tercer informe

Marinos habrían manipulado pruebas en caso Ayotzinapa: GIEI


Fecha Publicacion:  martes, 29 de marzo de 2022 - 02:00:00 -- Fecha Actualizacion martes, 29 de marzo de 2022 - 08:59:00

Ciudad de México, Marzo 29.- En su tercer informe sobre el caso Ayotzinapa, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) reveló un video, grabado a través de un dron de la Secretaría de Marina, que no constaba en las investigaciones oficiales, en el que se observa presuntamente a elementos de esta dependencia manipular evidencia en el basurero de Cocula, Guerrero, horas antes del arribo de funcionarios de la PGR, incluido el procurador Jesús Murillo Karam y el fiscal Tomás Zerón, además de peritos de la institución para la diligencia en la que se “descubrieron” los restos de los jóvenes estudiantes de la Escuela Normal, Isidro Burgos.

De acuerdo con la explicación de Ángela Buitrago, el video fue grabado la madrugada y mañana del 27 de octubre de 2014 y por instrucciones superiores mantenido en secreto hasta noviembre de 2021, cuando se entregó una copia a este grupo de especialistas.


"Intervención de más de 40 personas que recorren el basurero de Cocula desde las 6 y media de la mañana hasta las 11 de la mañana, ingreso desde la madrugada por una autoridad no ministerial, pero lo más importante: toda esa información que la tenemos hoy la desconocíamos durante siete años y nunca fue entregada ni a la investigación ni a peritos cuando entran a hacer la verificación del basurero de Cocula”, explicó.

La grabación de más de dos horas muestra que a las 6:42 de esa mañana llegan dos camionetas de la Semar y se estacionan en la parte alta del basurero. Sacan algunos bultos de la unidad y los manipulan.

Instantes después, de acuerdo con el video, bajan a la hondonada encienden una especie de fogata que se quema en 10 minutos y los bultos anteriores desaparecen de la toma.

"Desde ese punto de vista, podemos decir que antes de -no podemos decir que sin conocimiento-, se modificó la escena. Y cuando hablamos de modificación en términos criminalísticos entiéndame que cualquier cambio son elementos que alteran la escena”, señaló Buitrago.

Durante la lectura del informe en el que se encontraban presentes familiares de los 43 estudiantes normalistas y el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, otro de los especialistas, Francisco Cox, afirmó de forma contundente que a más de siete años de estos hechos violentos, no hay posibilidad de encontrar con vida a los desaparecidos.

"Lamentablemente hasta el momento -y esto es una noticia dura- no tenemos ninguna noticia de indicaciones de vida de los 43 estudiantes. Cada una de las investigaciones que se han podido recabar por parte de la unidad especializada y el GIEI dan cuenta de fosas y no de lugares en vida.

"En este sentido resulta fundamental que las autoridades encargadas de entregar esta información tengan la sensibilidad de no crear falsas expectativas en los familiares de los 43”, aseveró.

Infiltró el Ejército a los normalistas de Ayotzinapa: GIEI

El GIEI confirma, luego de tener acceso a documentos del CISEN y la SEDENA, que las autoridades de seguridad federal y local desde antes del 26 de septiembre de 2014 mantenían un seguimiento de las actividades de los normalistas que no se detenían solo en el monitoreo u observación externa sino con la existencia de al menos tres agentes de inteligencia que eran a su vez estudiantes de la Normal Rural (uno de ellos que está entre los estudiantes desaparecidos) y que reportaban todo a sus superiores.

“Hay una orden expresa por parte de autoridades militares de dar seguimiento a los estudiantes dos días antes del 26 de septiembre. Es decir, las autoridades de aquel momento contaban con información prácticamente minuto a minuto de los que ocurría.

“Y también, esto es muy importante y es de los hallazgos que hemos tenido porque los mismos estudiantes que iban en los autobuses estaban infiltrados, había agentes de inteligencia con lo que llaman en los documentos militares ‘fachada de estudiante’ que se encontraban en los autobuses e informaban de lo que acontecía”, contó Claudia Paz y Paz.

Francisco Cox fue puntual en señalar que el espionaje a los normalistas de Ayotzinapa fue ordenado desde el batallón 27 con sede en Iguala. Se informó que se tenía un seguimiento de las actividades con fines de contra insurgencia desde el 2010. Se conocía toda la información del desplazamiento de los normalistas desde antes y durante los hechos ocurridos que llevaron a la desaparición

De igual forma, a través del esquema denominado Guerrero Seguro se tenía conocimiento de la actividad delictiva relacionada con el trasiego y producción de Heroina y producción de amapola. Se conocía que esta droga era transportada a través de los autobuses que circulaban por la región.

Sin embargo, durante la primera etapa de trabajo del GIEI , dijeron los integrantes, que entonces no se sabía al principio de Guerreros Unidos, del trasiego de drogas en la región de la vinculación con autoridades municipales.

Paz mencionó que esta información fue posible obtenerla en esta nueva etapa dada la apertura parcial de información. Informó que la noche de la desaparición se conoció incluso que algunos estudiantes fueron entregados en barandilla.

Cox mencionó que en estos siete años, se ha detectado que 22 personas que han declarado dentro de las diligencias han muerto, de las cuales solamente dos fallecieron de muerte natural.

En su informe el GIEI da cuenta que tuvo acceso a 57 informes de seguimiento militar a los normalistas entre 2011 y 2014. “Solo en 2014 se obtuvieron 12 comunicaciones e informes de inteligencia del CISEN que daban cuenta de las actividades de los normalistas , incluyendo los días anteriores y el mismo día de los hechos. Existe además, el reporte de la 35 zona militar sobre actividades de la Normal cuatro días antes de la desaparición.

El documento del GIEI revela que las autoridades militares y de inteligencia conocían y daban seguimiento a las actividades del crimen organizado, particularmente al accionar de Guerreros Unidos. También “conocían de la siembra de amapola y la fabricación de heroína que se enviaba hacia los Estados Unidos. “En seguimiento a esas actividades, la noche del 26 y del 27 de septiembre de 2014 las autoridades militares tenían la intercepción de comunicaciones en tiempo real”.

Es decir, “todas las corporaciones Ejército, CISEN, y Policía Federal y Estatal hacían seguimiento en tiempo real de todas las actividades de los normalistas”. Incluso,a partir de la nueva documentación presentada, se tuvo conocimiento de la realización de procedimientos disciplinarios al interior del ejército de miembros que omitieron información relevante sobre su presencia esa noche en barandillas.

“De acuerdo al documento que se le notifica la sanción a uno de ellos , esta se impuso ‘por haber omitido en su informe que el día 26 de septiembre de 2014 ingreso a barandilla de la policía municipal en busca de una motocicleta propiedad de un elemento de la tropa”.

Claudia Paz y Paz mencionó que el GIEI pudo constatar la presencia de militares en barandillas en la noche del 26 de septiembre.

Asimismo, el informe da cuenta, con base en declaraciones de los mandos del batallón 27, que la noche misma de la desaparición de los jóvenes, integrantes del ejército salieron a patrullar Iguala desde las 00:30 horas del 27, “cuando se había producido el segundo ataque a normalistas sobrevivientes y cuando ya los estudiantes desaparecidos habían sido llevados dos horas antes por las policías municipales que las detuvieron.

Nueva documentación obtenida revela que había militares también en la caseta 3 de la salida de Iguala, dichas instalaciones se encuentran a poca distancia del Palacio de Justicia donde ocurrieron los hechos. “El GIEI había pedido reiteradamente las grabaciones de las cámara de esa caseta debido a la importancia del lugar ya que probablemente por esa zona pasó el quinto autobús que permaneció desaparecido en toda la investigación.

Los expertos independientes rechazaron calificar si se trató de un crimen de estado la muerte de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Señalaron que las investigaciones que deberá seguir la Fiscalía General de la República a través de la unidad especial es la que podría llegar a ese tipo de conclusiones.

El GIEI continuará participando al menos durante otros cuatro meses más coadyuvando en la investigación.

PADRES ACEPTAN INFORME

Por parte de los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Hilda Hernández, aceptó el Tercer Informe del GIEI al tiempo que pidieron conocer la verdad de los hechos ocurridos el 26 y 27 de septiembre de 2014.

"Nosotros como padres hacemos nuestro este informe que es muy importante como todos los otros que hemos tenido, para seguir caminando, saber el paradero de nuestros hijos, tener la verdad y la justicia. Lo hacemos nuestro, como padres y madres lo vamos a platicar, lo vamos a analizar para continuar en esta exigencia”, sostuvo.

Los padres de los 43 ofrecerán una conferencia de prensa este martes en la Ciudad de México.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO